El escolta, máxima estrella de los Lakers en las últimas dos décadas, y heredero del aura de Michael Jordan en la NBA, estuvo acompañado por la familia, algunos de los más ilustres jugadores de la franquicia de Los Ángeles y de un Staples Center abarrotado para rendirle tributo.